viernes, julio 01, 2005

Una frontera que es un polvorín

La oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alertó sobre la crisis que se vive en la frontera entre Colombia y Ecuador donde uno 1.200 indígenas han tenido que abandonar sus viviendas a causa de los enfrentamientos entre ejército y guerrilla colombiana. Las diferencias abismales entre una minoría que vive en la opulencia y una mayoría que vive en el umbral de la miseria se une al comercio ilegal que supone el tráfico de droga. Guerrillas armadas, grupos paramilitares y un ejército que defiende intereses meramente políticos. Iberoamérica no encuentra los medios para crear riqueza para que sus habitantes vivan con dignidad. elcomercio.com - Judicial