jueves, marzo 31, 2005

La utilización de los muertos

El ex-presidente José María Aznar, para colmar su orgullo y su ego personal, falta el respeto a los 192 muertos del terrible atentado perpetrado Madrid, el 11 de marzo de 2004. Manipula la realidad, a través de un video de 14 minutos, en el que no quiere reconocer que el Partido Popular perdió las elecciones democráticas del 14 de marzo de 2004. De esta utilización de los muertos, que es una total falta de respeto a los fallecidos y a sus familiares o allegados, el escritor y periodista Francisco Umbral, compara en el diario 'El Mundo' a la que llama la 'Bella Durmiente', Terry Schiavo, que permanece en coma desde hace 15 años, con la imagen patética del Papa gesticulando el anuncio de su partida hacia el otro mundo. La Justicia estadounidense ha titubeado en el caso de Terry, decidiendo un día que hay que desconectarla para que muera y al siguiente para mantenerla viva. A Juan Pablo II le han instalado una sonda nasogástrica para alimentarle. En Japón, cinco jóvenes en la flor de la vida, deciden quitársela en un suicidio colectivo a través de Internet. Se inmolan en grupo, dentro de un automóvil, encendiendo varios hornillos eléctricos, como los que se ha dicho hay presumiblemente en el supuesto infierno. El gas desprendido de la combustión les induce a un sueño del que nunca despiertan, parecido al que emana del petróleo, por el que se decidió armar la guerra en Irak y que ha dejado miles de cadáveres. A los muertos se les sigue utilizando hoy en día.